Ginebra, Suiza

GINEBRA, UN DESTINO DE ALTA GAMA.

La ciudad de Ginebra se erige a las orillas del extremo sur del extenso lago del mismo nombre y a los pies de los majestuosos Alpes Suizos con una vista impactante del Monte Blanco.

Estamos en presencia de una de las ciudades más fascinantes de Europa; Ciudad Global que es centro financiero y mundial de la diplomacia.

Hoy en día, es el centro de la cultura y el entretenimiento, de la más distinguida gastronomía internacional y también de la moda.

El casco antiguo de Ginebra es, literalmente, un paseo por el rico pasado de la ciudad, animado por la presencia de más de treinta galerías y museos, entre los que se incluyen el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo (MAMCO) y el Museo Internacional de la Cruz Roja.

Transitar por las inmaculadas calles de Ginebra, nos permite admirar los edificios (mezcla exquisita de futurismo y de historia) que pertenecen a organismos internacionales como la ya mencionada sede Naciones Unidas en Europa, de la Cruz Roja o la Media Luna Roja, así como también corporaciones de la banca mundial, grandes laboratorios o centrales aseguradoras.

El «Jet d’eau»(chorro de agua dicho en español)  es el monumento más famoso de la ciudad y también la fuente de agua más alta del mundo.

A todos los visitantes se les recomienda a su arribo, el relax de un crucero por el lago o un paseo por los parques que son verdaderos oasis verdes que bordean sus costas.

Que otras cosas no deben faltar en este viaje?:  Una visita al famoso «Mercado de la Calle» y el clásico reloj suizo como un recuerdo.

Ginebra, ofrece oportunidades para todos, desde imponentes hoteles hasta albergues juveniles reconocidos por el prestigioso servicio y por estar cerca de las atracciones principales de la ciudad.

Ginebra es un punto neuralgico y conveniente para empezar a explorar los alrededores mientras se disfrutan distintas actividades como la navegación en canoa, trekking de montaña, montar en bicicleta los caminos colindantes, o el esquí en las transparentes aguas del lago.

Otra de las recetas de los conocedores marca a fuego la obligación de degustar los más deliciosos vinos en los restaurantes del casco céntrico.

Si tuvo tiempo de disfrutar todos estos atractivos, a la hora de partir su pensamiento y sus deseos estarán signados solo por la imperiosa necesidad de definir la fecha de su próximo viaje a Ginebra……