Mendoza para vivir el verano

Mendoza: el desafío de un verano distinto.

Mendoza es uno de los destinos con sabor particular en el verano. Conjuga excursiones, visitas a bodegas y contacto con la naturaleza, y una distinguida oferta gastronómica. Placeres que alejan esa obsesión masiva por las playas y el mar.

La provincia cuyana espera con ansias a los turistas, que llegan cada verano para disfrutar, principalmente en familia, de grandes sitios de naturaleza con la  la cálida atención mendocina.

La ruta del vino es un recorrido obligado. No se trata de un mapa meramente estricto, sino de la posibilidad de viajar a distintas zonas de Mendoza dónde las bodegas invitan a conocer todo sobre el cultivo y la cosecha de la vid; proponen degustaciones, visitas guiadas y almuerzos de primer nivel.

Este verano la famosa fiesta de la Vendimia se hará de manera virtual, por lo que las excursiones privadas serán verdaderos protagonistas

Las agencias de viajes ofrecen diversos paquetes, dependiendo la cantidad de días de alojamiento, el tipo de hotel,  y excursiones elegidas.

De cualquier modo, las distintas recorridas, fundamentalmente visitando las bodegas de las zonas norte, sur o las que están colindantes con la bellísima ciudad capital, los tours contemplan trayectos en bicicleta o a caballo por los senderos enmarcados en los pintorescos parrales de los viñedos.

Se suma al portfolio turístico mendocino, la siempre latente (haya o no nieve) excursión por las montañas andinas o la aventura de navegar los caudalosos ríos cordilleranos.

Hay que tener en cuenta, que en las distintas opciones de paquetes que se ofrecen desde la provincia andina, existe la posibilidad de recuperar el 50% por el plan Previaje.

Montaña, tranquilidad, vino y excelente hotelería; Mendoza despliega un combo fantástico para planificar las vacaciones veraniegas en tiempos de decisiones difíciles en la elección del destino.