San Marcos Sierras. Pura naturaleza

SAN MARCOS SIERRAS: Un estilo de vida.

Allí donde comienza el departamento Cruz del Eje (al que pertenece), y sus limites se confunden con las estribaciones de Punilla, en el medio de una geografía incomparable emerge San Marcos Sierras.

La pintoresca y enigmática población se despliega entre desniveles serranos, transparentes cursos de agua y una vegetación autóctona que es orgullo, patrimonio y desvelo de los parroquianos.

Es difícil encontrar allí alguna familia que no dedique su tiempo a producir alimentos orgánicos, a criar animales del lugar o trabajar manualmente artículos de tinte artesanal.

De hecho, San Marcos Sierra es reconocida nacionalmente (además de por el estilo de vida “silvestre” de su comunidad) por la exquisita miel que se extrae de los colmenares de la comarca.

El perfil de pueblo ecológico se remarca por el sereno andar de sus habitantes y visitantes, por el extremo cuidado de sus calles de tierra y por el marco escenográfico de sus construcciones. Hay que sumar a ello, la decoración de cada negocio o comedor que llama a solicitar todo aquello relacionado con “lo originario”.

Las mañanas o los atardeceres de San Marcos, donde se encuentra una de las comunidades hippie más importante de Sudamerica, invitan a largos paseos por las márgenes arboladas de los ríos Quilpo y San Marcos.

Las jornadas en San Marcos Sierras jamás terminan sin un trago o una picada con productos regionales en los acogedores bares de la calle principal, en donde no falta algún casi fogón comunitario en cada velada.

Como se puede apreciar, San Marcos Sierras es una aldea exclusiva y agradable para estadías ideales en períodos de cambio de aire social.