Santorini, la Grecia imperdible

SANTORINI, LA JOYA DEL TURISMO GRIEGO.

A medio camino entre Atenas y Creta se encuentra Santorini, la isla griega por excelencia: es Grecia como la imaginamos y soñamos, la Grecia de postal, la joya turística del país.

Su curiosa forma, con la caldera en el centro de la isla, es el resultado de una erupción volcánica ocurrida hace 10.000 años que tuvo consecuencias desastrosas inmediatas, con el hundimiento de gran parte de la isla pero que se ha convertido en el motivo del exitoso turismo de Santorini.

Las impresionantes vistas de la caldera, los extraordinarios colores de las formaciones rocosas y las espectaculares puestas de sol (que se consideran las más románticas de todas las islas griegas) atraen a un millón y medio de turistas anualmente..

A pesar de las multitudes y los altísimos precios de sus elegantes hoteles, Santorini sigue siendo un destino ideal para unas vacaciones de ensueño.

En comparación con otras islas griegas, Santorini es un destino bastante caro y, por lo tanto, es bueno planificar sus vacaciones a tiempo.

Si puede elegir cuándo ir de vacaciones, las mejores épocas para visitar Santorini son la primavera europea, desde abril hasta principios de junio. No obstante, en septiembre y comienzos de octubre las temperaturas siguen siendo buenas y el baño en el mar está casi garantizado.

La zona más desarrollada de Santorini para el alojamiento, es la cresta de la caldera, desde la que se puede disfrutar de vistas impresionantes y las mejores puestas de sol.

Alli es donde se ha concentrado la industria turística de Santorini, con la más amplia variedad de hoteles, complejos turísticos y habitaciones.

Esto es lo que nos deja un viaje a Santorini: postales de ensueño griego que siempre vale la pena tener en la agenda imaginaria de futuras vacaciones verdaderamente inolvidables.