Ataque Torres Gemelas

TORRES GEMELAS: ATAQUE AL CORAZON DEL MUNDO.

19 años atrás el mundo se conmovía por el peor ataque terrorista de la historia. Hasta el día de hoy, la humanidad llora y recuerda cada mes de septiembre, los 3 mil muertos entre los restos de las Torres Gemelas, edificios que constituyeron el símbolo de la pujanza de la emblemática Nueva York. Poco después ESTUVIMOS ALLI.

Como es su costumbre, el pueblo norteamericano en lugar de ocultar la desgracia sufrida, (tomando los recaudos del caso) abrió sus puertas a la prensa mundial para mostrar que junto a las acciones de recuperación del sitio devastado, había una ciudad que no bajaba sus brazos y mantenía su  impactante dinámica.

Pocos días después del 11 de septiembre, integramos una comitiva convocada por el Visit USA, junto a Miguel Clariá, Juan José Erramouspe, Luciano Ferrari y el operador Juan Toselli (el grupo cordobés de una muy nutrida delegación de la prensa argentina), verificando los trabajos en la denominada Zona Cero. Allí, los investigadores y obreros ejecutaban las 24 horas de cada día el retiro puntilloso de los escombros del World Trade Center, al tiempo que policías y voluntarios contenían a los cientos de miles de personas que se llegaban a dejar su testimonio.

También en aquellos días, pudimos recorrer cada sitio referencial de la pujanza neoyorquina, en donde las puertas permanecían abiertas.

Por aquel 2001, la denominada Capital del Mundo mantenía el record de visitantes anuales, título que ostentaba por ser el centro de las finanzas internacionales, de la economía, de la diplomacia, el arte, la cultura, la moda y la mayor concentración de colectividades extranjeras de todo el planeta.

Frente a la todavía azorada mirada del mundo, pudimos constatar que “las actividades cotidianas no variaron en lo más mínimo” y que los norteamericanos conservaban su característico espíritu de superación. De hecho, las gestiones de visa, la adquisición de tickets aéreos y la ocupación hotelera, es decir el flujo turístico, no decayó en los tiempos que siguieron al atentado.

La caída de las Torres Gemelas cambió muchas cosas a nivel global. Como las medidas de seguridad, los viajes, las instalaciones portuarias y aeroportuarias, la documentación (entre otras).

Sin embargo (tal como lo pudimos observar in situ) la tragedia que representó el condenable accionar terrorista, no modificó el rumbo de una sociedad acostumbrada a superar gigantescos desafíos en toda su historia. Y acababa de protagonizar uno de ellos.

En ese inolvidable 2001……estuvimos allí.  Vicky Wayar-FOTO:AP