Valle Encantado - Las Rabonas

UN PARQUE DE ENSUEÑO EN LAS RABONAS.

Recorriendo los escenográficos paisajes del Valle de Traslasierra, los visitantes quedan impactados cuando, a orillas del Dique La Viña, llegan a Las Rabonas, un destino preparado para el disfrute a pleno de unas vacaciones en familia.

El espejo del lago obliga a destinar parte de la estadía a la práctica de la pesca del pejerrey o de las travesías náuticas en botes, veleros o kayacs. Las serpenteantes rutas y callejones serranos, bordeados por incomparable vegetación autóctona, nos mueven a liberar el espíritu a través del senderismo.

A esta vida en la naturaleza, la mano del hombre le ha sumado el parque acuático Valle Encantado, que aporta al entorno un cúmulo de atracciones para el entretenimiento de grandes y chicos.

El atrapante sitio desplegado a las afueras de Las Rabonas, ofrece varios toboganes distribuidos siguiendo la topografía del lugar, junto a grandes piletas de agua de río que hacen el deleite de los veraneantes.

Los vaqueanos de la zona describen la manera de maximizar el aprovechamiento del parque: “Hay piletones más profundos para nadar y otros ideales para los más pequeños. Con los recaudos del caso, muchos niños y jóvenes eligen las torres de salto para “pegarse” un buen chapuzón. Otros, juegan al vóley y al ping pong en sus playas de arena, mientras que algunos adultos descansan en el solárium, se suman al acquadance o realizan caminatas por sus alrededores”.

Hay otras actividades recreativas como las cabalgatas, circuitos en mountain bike y avistamiento de aves. Para el descanso y la parte gastronómica de la estadía se suman los quinchos, asadores, reposeras y un resto bar.

El propio parque ofrece dentro de sus tres hectáreas a pura naturaleza, cabañas con todas las instalaciones necesarias, para que el grupo familiar pernocte a escasos metros de las atracciones.

El parque Valle Encantado de Las Rabonas es uno de esos atractivos que los cordobeses y los foráneos deben descubrir en toda su magnitud, para vivir profundamente el aire descontracturante de nuestras serranías.