Los moais de la Isla de Pascua

Un viaje a la misteriosa Rapa Nui, la famosa Isla de Pascua.

Integrante del Triangulo de la Polinesia, junto a Hawai, al norte y Nueva Zelanda al este, Rapa Nui fue bautizada Isla de Pascua por marinos holandeses en 1722. Desde siempre, los moais representan la imagen de este enigmático destino.

Este archipiélago de origen volcánico, se ubica en la profundidad del Océano Pacífico a casi 4 mil kilómetros de la costa de Chile, país que integra institucionalmente. Los habitantes de la isla respetan su pertenencia a Chile, pero lucen con orgullo su descendencia maorí.

Esta mágica isla tiene a los moais como protagonistas absolutos (en verdad son su emblema ante el mundo), pero también ofrece volcanes intrigantes, playas arenosas plagadas de palmeras, acantilados rústicos y peligrosos, sitios arqueológicos y una cultura ancestral inigualable.

Además de las casi mil enormes estatuas talladas en piedra, este enclave es afamado por la creatividad de sus tatuadores y las magnificas condiciones para la práctica del surf.

Hanga Roa es su capital y el único lugar poblado de la isla. Allí se encuentran los únicos hoteles, restaurantes (especialistas en gastronomía en base de un exquisito atún) y tiendas dedicadas a los visitantes. Todo diseñado en formato sensillo y pequeño, con una arquitectura que no rompe la atmosfera singular de esta silenciosa población

Se mantienen por los siglos en Isla de Pascua, las leyes por las que sólo un nativo puede adquirir tierras. De los 7000 habitantes de la ciudad capital, la mitad son nativos rapanui.

Esto es lo que se puede resumir en un rápido sobrevuelo en la Isla de Pascua, uno de los reductos más intrigantes y fascinantes del turismo internacional….